Publicaciones etiquetadas con: Chicago

Vacaciones en el Oeste de USA (+Chicago)

¡Hola, mundo!

¿Cómo os va la cosa? A mí, después de tener casi un mes libre (26 días), volver a la rutina no se me está dando nada mal. También, porque las niñas han tenido una semana relajada para poder acostumbrarse de nuevo a esto y quitarse el jet lag de encima (mi host familia se fue a Europa estos 26 días, y estuvieron por Italia, Suiza, París, Londres y Barcelona).

Como han sido tantos días y he hecho tantísimas cosas, esta entrada simplemente es para contaros dónde he estado y un resumen general, muy por encima, porque quiero dedicarle una entrada a cada lugar a ser posible, aunque el road trip lo quiero contar todo en una entrada muy larga, pero eso ya se irá viendo. Como no sé cuánto voy a tardar en subir las entradas (posiblemente en unos pocos días, antes de que empiece Septiembre), prefiero contar algo ahora y no estar desaparecida de estos lares por un largo tiempo, ¿vale? Además, si me seguís en Instagram, ya sabréis más o menos dónde he estado y qué he estado haciendo, así que esta entrada es para aquellos que no tienen o no me siguen en Instagram ni Facebook.

Así que a lo que iba…

El 21 de Julio cogí el avión desde La Guardia y fui a parar a Chicago, primera parada de este gran viaje. Allí apenas estuve día y medio (sin contar el 21 porque llegué por la noche), por lo que me dio tiempo a ver lo justo e importante, aunque siempre es necesario más tiempo, pero ¡qué se le va a hacer! Allí, Laura P. me hizo de guía turístico y me recomendó lugares que ver. Después de Chicago, Laura y yo nos fuimos a Seattle el jueves por la noche, llegando muy tarde por la noche a Seattle. No gastamos dinero en alojamiento porque una antigua amiga de su abuela nos alojó en su casa (¡más maja y habladora la mujer!), y a pesar de que empezamos con el cielo gris y un poco de lluvia, al final acabó haciendo estupendo. Vimos todo lo que teníamos pensado, o casi, en un día sólo (porque técnicamente, sólo teníamos un día para ver Seattle, aunque ella tenía luego la mañana del lunes siguiente para ver algo si quería). Luego pasamos el fin de semana en Vancouver, Canadá. Y aquí hay historia de olvido de pasaporte y DS 2019 por parte de alguien…, pero eso ya os lo contaré. Eso sí, Vancouver, genial. Cruzamos un puente colgante que daba un cague…, también alquilamos bicis y recorrimos parte de Stanley Park, nos fuimos a la zona pija de Kitsilano Beach para ver la final de un concurso de fuegos artificiales, caminamos por Downtown y no pagamos apenas transporte público (esto también hay que contarlo, pero en detalle). Luego regresamos el domingo por la tarde noche a Seattle y recogimos a Leila, que venía desde Nueva York, ya que comenzábamos el road trip el lunes siguiente. Esa noche me despedí de Laura y de la amiga de su abuela, y dejamos todo preparado, porque Leila y yo nos teníamos que marchar muy pronto a la mañana siguiente para ir al aeropuerto a recoger a Lena, una de las chicas que venía a hacer el road trip también.

Yo en Chicago (Cloud Gate)

Yo en Chicago (Cloud Gate)

Con Laura en Seattle

Con Laura en Seattle

Con Laura en Vancouver

Con Laura en Vancouver

El 27 de Julio comenzó la gran aventura. Recogimos a Lena y fuimos a alquilar el coche. Tras unos minutos eternos y complicados, conseguimos alquilarlo y nos fuimos a comprar las cosas necesarias para el viaje, como la tienda de campaña, la neverita, comida y demás. Luego recogimos a Ann-Kathrin, la prima de Leila y amiga de Lena, y pusimos dirección a Redwood National Park, en California, desde Seattle (Washington). Llegamos de noche, plantamos la tienda, y al día siguiente nos fuimos a hacer una rutilla sencilla, para entrar en situación. Al día siguiente nos fuimos a San Francisco. Tuvimos mala suerte porque cuando llegamos había mucha niebla y no se veía bien el Golden Gate, y durante el tiempo que estuvimos tampoco nos hizo nada bueno, así que… Eso sí, cenamos muy bien. Luego nos fuimos a Yosemite y ahí sí que hicimos una ruta en condiciones y muy dura (la más dura de todas las que he hecho). Yosemite era uno de mis objetivos antes de pisar suelo estadounidense, así que estoy contenta.

En Redwood National Park

En Redwood National Park

En San Francisco

En San Francisco

En Yosemite

En Yosemite

Tras Yosemite nos fuimos a Las Vegas, pasando por Death Valley, donde hacía muchísima calor aún a las 8 de la tarde ya poniéndose el sol. En Las Vegas paseamos por la noche un poco para ver los hoteles y casinos por dentro y por fuera. Y después de Las Vegas, pusimos rumbo al Gran Cañón, el cuál me gustó mucho y, a pesar de que no bajamos para abajo del cañón a hacer alguna ruta, sí que paseamos por la orilla y vimos el atardecer. Ah, y lo mejor fue ver las estrellas en nuestro sitio del cámping, porque los árboles no nos tapaban el cielo, cosa que sí pasó en los anteriores. Al día siguiente nos fuimos a Zion Canyon y, amigos, he de decir que es alucinante. Me gustó mucho más que el Gran Cañón. Ahí sí que hicimos una ruta, no tan dura como la de Yosemite, pero nada fácil tampoco, e incluso algo peligrosa, al menos la segunda parte de la ruta. Cuando hable en otra entrada más en detalle, comprenderéis por qué. Después fuimos a Bryce Canyon, pero tuvimos la mala suerte de que estuvo lloviendo TODO EL SANTÍSIMO DÍA, por lo que ese día fue de estar en el tienda de campaña todo el rato. Tras este fallo, nos fuimos a las Rocky Mountains, parando en los Arches a medio camino, y una vez en las Rocky, realmente no hicimos nada. Fue más de relax, intentar encontrar un sitio donde enviar unos papeles, y poco más. Eso sí, ¡un frío que hacía por las noches!

En el Gran Cañón

En el Gran Cañón

En Zion Canyon

En Zion Canyon

Lo poco que pudimos ver de Bryce Canyon

Lo poco que pudimos ver de Bryce Canyon

En las Rocky Mountains

En las Rocky Mountains

Y durante la última semana nos fuimos primero a Yellowstone, el cuál me pareció precioso y donde vimos unos cuantos géysers y piscinas termales MUY calientes, y luego al Gran Tetón, el cuál me pareció una absoluta belleza y al que tengo que volver, seguro, alguna vez en mi vida (quizás el próximo año…), y donde también nos bañamos en un lago de agua tan fría que te dolía meterte y moverte dentro del agua. Después de ello, dedicamos dos días a conducir desde el Gran Tetón hasta Seattle de nuevo, porque eran tantos kilómetros y tantas horas que era mejor parar sobre la mitad, o en algún punto en el camino; así que eso hicimos. Y una vez en Seattle, a pesar de que yo quería que las chicas vieran un poco la ciudad, al final tuvimos la mala suerte también de que estuvo lloviendo a mares todo el rato hasta las 9 y pico de la noche, así que luego las llevé a Seattle West, cerca de Alki Beach a ver el skyline de noche. Pasamos la noche, llevé a Lena al aeropuerto sobre las 4 de la madrugada, y al día siguiente decidimos (en realidad yo insistí mucho) ir a Olympic National Park, que estaba a tomar por saco, pero que yo tenía que ir. Estaba en Seattle, y no sabía cuándo iba a poder ir de nuevo, así que tenía que ir y verlo ese día o perdería mi oportunidad. Así que fuimos, hicimos una mini rutilla de 1 hora, ida y vuelta, comimos junto a una cascada cuca y nos fuimos al aeropuerto. Me despedí de Leila, y Annkathrin y yo nos quedamos intentando dormir en unos asientos hasta que abriesen los mostradores para facturar. La vuelta a Nueva York fue cansada, pero tuve la suerte de que mi avión era directo y pude dormir 4 horitas bien dormidas.

El famoso géiser llamado "Old Faithful" en Yellowstone

El famoso géiser llamado “Old Faithful” en Yellowstone

En Yellowstone con piscinas muy calientes de fondo.

En Yellowstone con piscinas muy calientes de fondo.

 

El Gran Tetón

El Gran Tetón

En el lago junto al cámping en el Gran Tetón

Atardecer el lago junto al cámping en el Gran Tetón

Sol Duc Falls en Olympici National Park

Sol Duc Falls en Olympic National Park

En general, y a día de hoy, éste ha sido el viaje de mi vida. He tenido la suerte de estar bien acompañada prácticamente todo el viaje. Un viaje que había empezado a planear hace más de un año, cuando mi host family me dijo que en verano iba a tener un mes libre de vacaciones. Un viaje que, antes de Febrero, iba a realizarlo sola, pero que al final, por unas circunstancias o por otras, no ha sido así, y ha sido más que genial. Así que muchas gracias a Laura, and Danke Schoen für Leila, Lena und Ann-Kathrin.

 

Nos vemos en la próxima entrada, donde os contaré sobre mi visita a Chicago.

 

¡Saludos a todos!

Categorías: Au Pair USA, Estados Unidos, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

Rocío Rodríguez

Diseñadora web, gráfica y especialista en marketing online

Un español en Toronto

Blog de un español viviendo en Toronto, Canadá

Mama Quiero Ser Au-pair

"El mejor medio para hacer buenos a los niños es hacerlos felices."

My american adventure

Mi pequeño rincón donde contar todo lo que viva durante mi gran aventura como au pair :D

Dos Sin Fronteras

Diario de viajes por el mundo, pensamientos y recuerdos

Carlitoselcanariodublin

Vivir y Trabajar en Irlanda

Aupair en Irlanda

La vida de una aupair por tierras irlandesas