Canadá

VIAJE A CANADÁ III: TORONTO Y NIAGARA FALLS

DÍA 7 (1 ENERO)

Ese día me levanté con muchas ganas ya que ¡¡iba a hacer un tour a las Niagara Falls!!

Mis compis de habitación estaban algo resacosas, así que intenté no hacer mucho ruido mientras preparaba por la mañana.

La cocina estaba cerrada, al ser 1 de Enero, por lo que solo me preparé el lunch y me fui corriendo al Starbucks a comprar un chocolate y un muffic y regresé al albergue a tiempo, donde a las 8.30 vino un chófer a recogerme y, tras recoger a otras 5 personas más, nos llevó a dónde cogíamos el bus para el tour.

El tour empezó a las 9.30 y, tras hacer una parada en Niagara-on-the-Lake para tomar un snack, llegamos a las Cataratas sobre las 11.30 de la mañana.Técnicamente, este tour también incluía una cata de vinos, pero al ser festivo, estaban cerrados los viñedos… 😦

IMG_2962

Niagara-on-the-lake

Niagara-on-the-lake

Sobre las catarataras…. La verdad es que impresionan, por mucho que diga la gente “Bah, no es nada, no es para tanto”. Bueno, pues a mí me gustaron, e impresiona la fuerza del agua del río y cómo cae por las cataratas. Al ser Enero, el barco que te lleva cerca de las cataratas no estaba disponible, pero a partir de Abril ya vuelve a estar. Así que si vais allí entre Abril (o Mayo, no estoy segura) y Octubre, podréis disfrutar de las cataratas por un módico precio extra.

La zona está muy explotada para el turismo. Es como unas Vegas, con sus casinos y todo.

IMG_3158 IMG_3118 IMG_3042

Hacía mucho frío y viento, y mi pobre cámara lo pasó muy mal pero sobrevivió al agua (al bruma que crean las cataratas hace que parezca que está lloviendo; si las gotas caen en las cámaras, móviles, etc., y el frío las congela… vais a flipar al limpiarlas. Ya os aviso). Después de estar hasta las 16.15 tomando fotos y paseando (o es eso lo que hicieron algunos, ya que yo hice fotos y luego me resguardé en el Starbuck por culpa del maldito frío), regresamos a Toronto sobre las 17.30/18.00. Cené una sopita calentita y descansé para aprovechar al día siguiente el último día en Toronto.

 

DÍA 8 (2 ENERO)

Me levanté tarde, subre las 9 am, ya que la noche del viernes al sábado la iba a pasar en el aeropuerto, porque mi vuelo salía a las 7.20 de la mañana y, al ser internacional, tenías que estar mucho antes para hacer el check-in.

Ese día lo dediqué a ver Toronto: pasé por el Market St. Lawrance, el mejor mercado del mundo, pero que estaba cerrado (¡malditas fiestas!), luego cogí un ferry a las Toronto Islands para el ver el skyline de Toronto y, la verdad, no me defraudó.

Precio: 7$, idea y vuelta.

Vistas del skyline

Vistas del skyline desde las Toronto Islands

Tras ello, me acerqué al parque donde se encuentra la CN Tower, junto a la placita de trenes antiguos. No subí a la CN Tower porque iba justa de dinero, así que no quería quedarme sin pasta. Luego cogí el metro en Union Station y subí hasta Museum junto a la Universidad de Toronto.

IMG_3176 IMG_3165

Caminé por el campus, que no me pareció nada especial y menos comparado con el MIT, Harvard o Columbia… Luego cogí de nuevo el metro en Queen’s Park, tras ver el Queen’s Park Legislative Building y bajé hasta Osgoode, donde a pocos minutos se encuentra el City Hall, moderno donde los haya, y el antiguo City Hall que me pareció mucho más cuco.

IMG_3481

Ayuntamiento

Después bajé por la Bay St. Hasta King St. Y ahí decidí entra en un Starbucks a hacer tiempo porque hasta las 22.00 no tenía pensado ir hacia el aeropuerto. Sólo eran las cuatro y pico de la tarde aún… Y no había nada más interesante para ver en Toronto.

IMG_3427

Mientras estaba en el Starbucks (en realidad había entrado para utilizar el WIFI y resultó que no funcionaba) conocí a una chica inglesa, llamada Mia, y me cayó bastante bien. Ella estaba estudiando Cine y había ido a Toronto a estudiar tres meses y acababa de llegar ese día. Tras dos horas hablando nos fuimos al cine a ver Unbroken, y tras la peli me acompañó al albergue y luego al metro. Nos despedidos y la deseé suerte.

Para ir la aeropuerto hay que coger la línea verde (la Bloor/Danforth Line) hasta la izquierda hasta el final: la parada de Kipling. Por 3 $ tienees metro y shuttle bus hasta el aeropuerto.

Nada más subiros al bus tenéis que mirar, según la compañía con la que viajéis, en que terminal os tenéis que bajar (si no lo sabes ya…; yo tuve que mirar).

Una vez en el aeropuerto, sobre las 23.30 busqué un monstrador de American Airlines, intenté hacer el check-in pero me daba eror… así que busqué un lugar lo suficimientemente cómodo, cerca del baño y con enchufes cerca, para pasar la noche (hay WIFI gratis en el aeropuerto).

 

DÍA 9 (3 ENERO)

Desde la medianoche estuve escuchando música, jugando a juegos en el móvil, navegando en Internet, etc., hasta las cuatro de la mañana, cuando dije “Vamos a ir al mostrados y esperar para hacer cola, que así eres la primera, Rocío”.

Claro…

Fui a los mostradores y… flipas con la que cola que había.

No tuve problemas con el check-in. Eso sí, desde que me dieron el billete hasta que llegué a la puerta de embarque pasaron cerca de 2 horas, de pie, haciendo cola para pasar el control y el control de inmigarción. !!Atención: En Toronto se hace el control de Inmigración antes de embarcar!!. Lo que es un plus, ya que luego en Nueva York no tenía que hacer nada de eso.

Lo bueno: que cuando llegué a las puerta de embarque sólo me quedaba media hora hasta que abriesen. Lo malo: que tenía un sueño que me caía.

A las 7.25 el avión salío rumbo a NYC y llegamos en 1 hora…

¡¡¡¡¡Para una vez que quiero que un viaje dure más, para poder dormir… y cuando me quiero dar cuenta ya estamos aterrizando!!!!!

Dani, como buena amigo que es, me hizo el favor de recogerme en el aeropuerto y llevarme de vuelta a Mamaroneck. Una vez llegamos, dejamos las maletas y fuimos a desayunar al Dunkin Donuts. Después de desayunar y tras descansar todo lo que pude (al final sólo dormí dos horas), salimos a cenar a Molly Spillanes con Leila también. Y tras la cena ya sí que me metí en la cama a las 7 de la tarde, ¡y dormí doce horas!

 

Categorías: Au Pair USA, Canadá, Viajes | Etiquetas: , , , , , , | 1 comentario

VIAJE A CANADÁ II : MONTREAL

DÍA 5 (30 DICIEMBRE)

Me levanté a las 7 de la mañana, para ducharme y bajar a desayunar a las 8, cuando empezaba el desayuno: pancakes, tostadas, naranja troceada, yogurt, zumo de naranja, café y té. Podías repetir lo que quisieras y estaba incluido cuando reservé la habitación.

Después de recoger la habitación y demás, me puse en marcha sobre las 9.30 de la mañana.

Recorríe la calle Sherbrooke hacia el este hasta llegar a las Rue St. Denir. Bajé toda esa calle hasta encontrarme con la Iglesa St. Harcques y, la Université de Quebec a Montreal (UQAM). Luego giré a la dercha por la Rue Ste. Catherine hasta llegar al Museo de Arte Contemporáneo, que se encuentra en la Plaza de las Artes, y allí había unas esculturas de ojos muy raras pero curiosas y, si cruzabas a la otra hacer hacía una especie de cubos raros con cristales de colores que giraban con el viento y parecían que iban cambiando del color.

IMG_2489

IMG_2497

La verdad es que ese barrio, el de los espectáculos, era curioso.

Después de estar un rato donde los cubos giratorios de colores, bajé por la Rue St. Urbain hasta el Palacio de los Congresos y continué todo recto, ya que vi las torres de las Basílica de Nôtre-Dame de Montreal y allí que fui directa.

La verdad es que todas las basílicas, catedrales, etc. llamads Nôtre-Dame, no se pueden comparar con la auténtica, pero la de Montreal era más impriesionante que la de Quebec (había que pagar, así que pasé de entrar; lo siento, pero muy bonita tiene que ser la iglesia para que pague por entrar).

Frente a la basílica se encuentra el monumento Maisonneuve, en mitad de la plaza.

Tras ello, continué por la Rue Nôtre-Dame Este hasta dar con el Palacio de Justicia, el Old Montreal y el Hôtel de Ville (ayuntamiento). El más cuco era el ayuntamiento, el cual desde su parte trasera se obtiene una vista buena de los rascacielos de Montreal.

Frente al ayuntamiento se encuentran los Jardines del Governador y la Château Ramezay. Continué por la Rue Nôtre-Dame hasta la Rue Berry, y luego bajé una calle hasta la Chapelle Nôtre-Dame-de Bonsecours, donde puedes comprar ropa carísima, comida carísima y recuerdos carísimos (obviamente, no compré nada). Vamos, que solo es bueno porque en la zona de restaurante hay WIFI gratis y te puedes sentar y calentar. Aunque como yo llegué sobre las 11.30 am, y aún no me quería comer el bager del lunch, me pedí un panini, un hot choco y un muffin por 14$, aprovechando así a descansar un rato y a cargar la batería de la cámara.

IMG_2543

Catedral de Notrê-Dame de Montreal

Tras un rato de descanso, bajé hasta el Old Port, el puerto, donde había una pista de patinaje (de nuevo….) en el Pavilion du Bassin Bonsecours.

Estuve por allí un buen rato, pasando frío y haciendo fotos del puerto, el Sailors Amusement Park en el Parc Jean-Drapeau (en la ilsa Ste-Hélene), y del skyline de Montreal.

Luego estuve caminando siguiendo unas vías de tren antinuas y en desuso (o eso creo), para luego desviarme hacia el Museo de Arqueología e Historia Pointe-a-Calliere y al Centro de Historia de Montreal.

El primero estaba lleno de gente, con una cola larguísima, así que pasé de entrar, y el el segundo estaba cerrado.

Tras ello, decidí ir hasta el Parque al Canal-de-Lachine, pero me di la vuelta al llegar porque no me gustó.

Al final volví andando hasta el Palacio de Congresos y, lugo fui hasta la Plaza Jean-Paul Riopelle, y allí descubrí lo mejor de Montreal: ¡¡¡¡¡¡sus túneles subterráneos que contectan con TODAS las estaciones del metros!!!!!!!! ¡¡Y yo pasando un frío del copón!! Sabía que había esos túneles en Toronto, pero no en Montreal. Mi vida durante ese primer día en Montreal hubiera sido muy diferente si lo hubiera descubierto antes… pero bueno, no pasa nada.

Aproveché a comer el bagel mientras caminaba por los túneles, pues estaba harta de pasar frío; así, anduve hasta Square Victoria por los túneles para poder ver la Basílica de St. Patricks, que subiendo por la Côte du Beaver Hall, girando a la derecha en la Rue de la Gauchetiére y volviendo a girar a la izquierda en la Rue St. Alexandre. La verdad, no es gran cosa (es más cuca la de Nueva York, por supuesto).

Luego volví al Square-Victoria y compré un ticket de metro/bus de 1 día (24h) sobre las 15.30, para que así me durara hasta esa hora pero al día siguiente.

IMG_2678 IMG_2799

Pasé el rato en el Marché Bonsecours esperando a que anocheciese, ya que quería tomar fotos del puerto con las luces y demás.

Después, regresé al albergue, me hice la cena (arroz con verduras) y me organicé el día siguiente: parque Mont-Royal y Parque Olímpico.

 

DÍA 6 (31 DICIEMBRE).

Me levanté temprano, ya que como era mi último día tenía que dejar mis cosas recogidas.

Desayuné, dejé mis cosas en una zona reservada para las maletas y demás de la gente que se marcha, y me fui rumbo a Mont-Royal. Cogí la línea 24 de autobuses que recorre Sherbrooke, luego la 80 que sube hasta el inicio de la montaña y desde allí hacía dos opciones: 1) coger otro autobús para ir hasta la cine o 2) ir andando.

Obviamente, escogí la opción 2.

La verdad es que ahora, con distancia, y después de vivirlo, hubiera cogido el bus hasta la cima (el autobús número 11, para los interesados), ya que te ahorra un gran trecho y quizás, y sólo quizás, no me hubiese salir una ampolla en el talón del pie izquierdo, pero bueno, así hice ejercicio, recorrí unos cuantos kilómetros y vi paisajes bonitos.

IMG_2878

Sobre las 12.30 volví al albergue, esta vez cogiendo el autobús número 11 que me llevó montaña abajo paorque estaba muy cansada y hacía mucho frío.

Me comí una sopa y un bagel y sobre las 14.30 cogí el autobús número 24 que me llevó hasta la estación de Sherbrooke, donde cogí el metro hasta Bonaventure. Una vez allí, caminé siguiente las indicaciones hasta dar con el hall de la estación de Gare Centrale, desde donde salía mi tren para Toronto.

Allí había una larga línea que hacía U para los que iban a Toronto, como yo. Así que tuve que esperar cerca de media hora hasta que embarcamos.

Fueron cinco horas de trayecto, hasta Toronto Union Station, en Downtown, y a 15 minutos del albergue HI-Toronto.

Llegué al albergue sobre las 9 y algo de la noche, y al ser Nochevieja, la cocina estaba cerrada. Así que me nada de sopa. Me comí otro bagel, queso y dulces.

Iba a salir a celebrar la Nochevieja pero me di cuenta de que tenía una ampolla en el talón del pie izquierdo y, como al día siguiente tocaba ir a las Niágara y andar un rato, preferí descansar en el hotel, que además después del viaje y la caminata por Mont-Royal estaba bastante cansada. Una de mis compis de habita se había quedado también y estaba viendo Harry Potter y el Príncipe Mestizo en su portátil.

Así que me acosté justo después de que sonaran los fuegos artificiales.

Categorías: Au Pair USA, Canadá, Viajes | Etiquetas: , , , , , , | 1 comentario

VIAJE A CANADÁ I: QUEBEC

DÍA 1 (26 diciembre).

Me levanté a las 5.00 de la mañana, me duché, desayuné y a las 6.15 ya estaba lista, con la maleta y mochila cerradas y esperando junto a la puerta principal. A las 6.25 am abrí la puerta para ver si el taxi ya estaba esperando y, efectivamente, ya estaba allí, así que una vez el conductor me ayudó a meter la maleta en el maletero, pusimos rumbo al aeropuerto de Newark (en New Jersey).

Nota: mi host family es judía, pero sólo practican las fiestas, no practican el kosher ni nada por le estilo. Como yo soy cristiana, (técnicamente, ya que no lo practico ni creo, pero bueno, bautizada estoy y hecha la comunión tengo) compraron un pequeñín árbol navideño y me hicieron regalos en Navidad. Las niñas me regalaron una caja decorada con joyas falsas que ahora uso para guardar recuerdos, y los padres me dieron dinero, que me vino estupendamente, y me pagaron un taxi al aeropuerto, porque Erika tenía miedo de que perdiese el avión. Más maja ella 🙂

Llegamos al aeropuerto a las 7.30, ya que entre que no hubo atasco y que el tío conducía muy rápido, llegamos en nada.

Tengo que decir, que ir en un taxi de esos, con asientos de cuero y un montón de espacio en la parte de atrás, es una gozada. ¡Y más si no lo pagas tú!

Una vez en el aeropuerto, tras hacer el check-in y tener mis dos tarjetas de embarque, ya que hacía escala en Montreal, fui a relajarme a la zona de restaurantes antes de pasar el control, ya que aún me quedaba mucho de espera. La puerta de embarque no la abrían hasta las 10.20, por lo que no fui al control hasta las 9.00, el cuál pasé sin problemas.

El avión salió a su hora, y no hubo turbulencias ni ningún problema, aunque en el momento de aterrizar en Montreal me empezaron a doler los oídos por la presión. La verdad es que el avión era de los pequeñajos. Tardamos 1 hora en llegar a Montreal.

En el control de inmigración no tuve apenas que esperar y no hubo ningún problema con mis papeles. Me preguntaron si había estado en contacto con el Ébola, ya que por aquellas fechas era cuando había sido el gran brote.

Cambio de avión (nos cancelaron el nuestro)

Cambio de avión (nos cancelaron el nuestro)

La siguiente puerta de embarque no la abrían hasta las 2.55 así que tenía muchísimo tiempo libre, por lo que me paseé por la zona y comí algo para matar el tiempo. Cuando llegó la hora de embarcar, hubo problemas, por lo que tras media hora de retraso ¡nos cancelaron el vuelo! Pero nos derivaron a otro avión. Al final salimos con 1 hora de retraso, pero no pasó nada más. Lo bueno que llegamos a Quebec en media hora.

Pillé un taxi por 35 CAD y me dejó en el albergue. Allí hice el check-in, dejé las cosas en la habitación, y fui a comprar comida para los días que iba a estar allí, ya que no quería gastarme más pasta de la necesaria en las ciudades. Tras cenar, me fui a la cama pronto y a descansar, ya que había sido un día largo, y así mañana aprovecharía el día bien.

 

DÍA 2 (27 Diciembre).

Ese día iba a levantarme a las 6.00 para aprovechar bien el día, ya que anochecía pronto, pero el desayuno no empezaba hasta las 7.30, así que hasta las 7.00 no me levanté (¡dormí más de 8 horas!).

Este primer día, lo dediqué a la ver la zona de Old Quebec, que está amurallada y que, para mí, es la parte más bonita de toda la ciudad.

Empecé con el Hôtel du Parlement (que la noche anterior al venir en taxi lo vi, y me quedé con las ganas), que está situado fuera de las murallas de la Old Quebec. Tras ello, regresé al interior de la muralla y bajé toda la calle Saint-Louis hasta llegar a la Château Frontenac, un gran hotel en el ciudad de Quebec y considerado uno de los hoteles más fotografiados del mundo debido a las vistas del perfil de la ciudad de Quebec. Paseé por la Terrase Dufferin y el Parc des Gouvernours, junto al hotel.

IMG_1694

Luego continué por la calle Sainte-Anne y fui hasta la Cathedral Holy Trinity, Edifice Price, el Hôtel de Ville (ayuntamiento), donde en sus jardines hay una “escultura” curiosa donde puedes ver con detalle cómo funciona un reloj, la Basilique-Cathedrale Nôtre-Dame de Quebec, el Seminaire de Quebec y el Parc Montgomery con sus cañones y vistas de Lévis, un pueblo al otro lado del río Saint-Laurent.

Luego bajé por la Côte de la Montagne, dejando atrás las murallas y entré en el Barrio Petit-Champlain.

Su calle más famosa, la Petit-Champlain, es muy bonita y en Navidad estaba toda decorada con adornos navideños, lo que hacía que pareciese una postal navideña típica. Eso sí, es muy cara. Todas las tiendas que hay están enfocadas al turismo, y duele mirar a los precios.

Rue Petit-Champalin

Rue Petit-Champlain

Si caminas hasta el final de la calle, llegarás al puerto, donde puedes coger un ferri para ir a Lévis y tener unas geniales vistas de Quebec. Yo iba a cogerlo ese día, pero prefería cogerlo al atardecer, pero esa tarde empezó a nublarse y por temor a que lloviera no fui al ferry.

Tras ello, subí por la Rue du Marché-Finlay hasta la Plaza Royale, donde está la Iglesia de Nôtre-Dame-des-Victories. Regresé cuesta arriba por la Côte de Montagne de nuevo y, tras subir unas escaleras que parecían no acabar nunca, llegué a la plaza frente al Chateau de Frontenac donde está el funicular (que te lleva cuesta abajo a la calle Petit-Champlain) y la Oficina de Correos (donde paré a comprar sellos, ya que quería mandar postales).

Eran las 12 pm, y no había comido nada desde las 8 am, debido a que había estado ensimismada con todo (además del frío), y decidí comer mientras esperaba a que llegaran las 12.40, que era cuando empezaba un tour en la Citadelle, donde podría aprender más sobre la Histora de la ciudad de Quebec. Así que subí toda la calle Saint-Louis hasta llegar a la Citadelle y una vez allí, descansé mientras comía mi bagel. Si eres estudiante, el tour cuesta 13 CAD; si no te costará 16 CAD (si eres niño o jubilado menos).

El tour duró cerca de una hora, y estuvo entretenido, ya que el guía hablaba muy claro y era bastante simpático. Así que tras aprender un poco más sobre la ciudad de Quebec, me dirigí hacia el Parc des Champs-de-Bataille (Campos de Batalla), el cuál estaba nevado en gran parte y donde tenías que tener cuidado para no resbalarte con el hielo.

Tras esto, decidí subir al Observatoire de la Capital, desde donde podías ver la ciudad de Quebec desde las alturas en 360º. Además, había pantallas interactivas donde podías ver qué lugares/monumentos importantes había en cada zona y/o barrio.

La puerta de la muralla que por donde entras a la zona vieja de Quebec

La puerta de la muralla que por donde entras a la zona vieja de Quebec

Así que tras hacer unas cuantas fotos, sobre las 4.30 pm decidí regresar al albergue a descansar, cenar, anotar lo que había hecho durante el día y marcar la ruta que había seguido, además de apuntar los sitios a los que iba a ir el día siguiente.

 

DÍA 3 (28 Diciembre)

El domingo me costó levantarme, y más cuando me levanté a las 7 y me asomé por la ventana: había bastante niebla y muchas nubes.

Empecé por la calle Ground Allé Est, hasta llegar al Jardín de Juana de Arco, junto al parque de Champs-de-Bataille. Continué por la Avenida de George VI dentro del Parque hasta dar con el Museo Nacional de Bellas Artes de Quebec. Junto a él había una pista de patinaje (que me tuve que controlar para no patinar allí).

IMG_1958

Después fui hasta la avenida Cartier y anduve hasta el Boulevard de René-Levesque donde a la altura del Barrio de St.Jean Baptiste, entre la Avenida Turnbull y la Calle de Claire Fontaine, se encuentra el Grand Théâtre de Quebec. Continué por la Rue de Claire Fontaine hasta la calle de St. Jean donde me encontré con la Iglesia de San Juan Bautista, y un poco más adelante encontré la iglesia y el cementerio de St. Matthew.

En esta calle me compré un dulce en una pastelería para matar el hambre.

Luego continué y bajé por la calle de Saint Augustin para llegar hasta la escalera/escalinata Lepine, que tras bajarla llegué a otro barrio: el barrio de Saint Roch.

Allí, por la calle de Saint Vallier Este, llegué al Jardín de St. Roch, el cuál estaba todo nevado y parte de la acera estaba congelada, por lo que tenías que tener bastante cuidado para no patinar gratis.

Continuando por la calle de Parvis, llegué lasta la Iglesa de Saint Roch, y tras pasear un poco más, regresé al Jardín de St. Roch y descansé en un Starbucks mientras me calentaba con un rico chocolate caliente.

Tras ello, subí por la Rue de la Couronne hasta el ascensor Faubour (gratis) que te ahorra un buen trecho de subida por la Saint Claire hasta llegar de nuevo a la calle Saint Jean.

Continué toda la Rue St. Jean hasta cruzar la puerta de la muralla y giré a la izquierda para ver el Parc de l’ Artillerie.

Si continuas por la calle Mc Mahon, poco antes de llegar a la Côte du Palais, a la derecha está la catedral de San Patricio de Québec. (Sí, Irlanda está presente allá a donde vaya) **Esta catedral no está indicada en el mapa o guía**

Luego bajé por la Côte du Paalis hasta el Boulevard Saint Paul para ver la estación Gare du Palais (ya que era allí dónde tenía que coger el tren el día siguiente). Continué por ese Boulevard hasta dar con el Marché de Vieux-Port (un mercado de Navidad muy cuco, pero muy caro), y luego recorrí toda la calle Saint Paul hasta la calle peatonal de Notre-Dame du Sault au Matelo.

IMG_1936

Subí por la Côte du Montagne, rodeando el Post Office y fui por la Rue du Buade hasta la Basílica-Catedral de Notrê-Dame de Québec, donde al entrar estaban celebrando una misa y había gente disfrazada de la Virgen María, José, pastores, angelitos ¡¡¡y hasta de un camello!!!

Tras ello, y tras hacerme con otro mapa de la ciudad (ya que el que tenía estaba hecho pedazos.. no preguntéis), tomé la decisión de subirme al Ferry de Levis (sí, ese ferry que iba a coger el día anterior pero que al nublarse el cielo decidí no hacerlo). Y, efectivamente, me gustó mucho, aunque hizo un viento del copón y al final del recorrido (una vez regresé de Lévis), las manos me dolían un montón.

El Ferry está junto a la Rue du Petit-Champalin, en la Rue du Travesies (en el puerto, vamos). El billete de ida y vuelta cuesta 6.75 CAD (que vienen a ser unos 6$).

En el barco me hice amiga de Billy 6, que era guapísima y seguro que hacía buenas migas con mi sobrino peludo, Dante.

IMG_2228

Tras volver a Quebec, decidí que ya era hora de volver al albergue para cenar y descansar. Tomé el funicular desde Petit-Champlains, que costó 2.25$ y regresé con tranquilidad.

El próximo día prometía mucho: visitar el Parque Montmorency, donde había una gran catarata más alta que las Niágara, y luego pondría rumbo a Montreal.

 

DÍA 4 (29 DICIEMBRE)

El último día en Quebec lo dediqué, como bien he dicho antes, a visitar las Montmorency Falls, a 40 minutos en bus de Quebec. Hice el check-out antes de ir a las cascadas, porque cuando regresara sólo tendría que coger mi maleta y salir pitando para el tren.

Desayuné pronto y a las 9.15 ya estaba en el bus camino al parque donde estaban las cascadas.

Estas cascadas son más grandes que las Niágara, y ya de paso que iba a ver esas, quería ver éstas de Quebec para comparar.

IMG_2399

Había mucha nieve y mucho hielo, por lo que tenías que ir con mucho cuidado bajando las escaleras de madera que había, para tener unas vistas chulas del lugar.

Si vas en autobús desde Quebec City tienes que coger la línea 800, la verde, y tienes que bajarte en la última parada.

Si cruzas la pasarela que está sobre la catarata y continúas por el camino, te debes desviar a la derecha cuando puedas y, así, cruzando un mini puente y andando un poquito más, podrás ver la catarata por completo desde el otro lado.

Al ser diciembre y estar todo medio congelado, no se podía bajar por unas escaleras de madera hasta abajo del todo, pero bueno, qué se le va a hacer.

Eso sí, hizo un frío horrible que, mezclado con el viento, hizo que casi se me congelara el cerebro (hizo cerca de -12 grados, pero el viento hacía que se sintiera más frío todo).

Luego regresé cruzando de nuevo la pasarela y bajé por las escaleras que hay a la izquierda, para continuar por un camino de madera hasta llegar a Montmorency Manor, donde hay una tienda de recuerdos y un restaurante (y baños!!!!!!!).

Junto a esto hay un teleférico que te llevaba abajo del todo y, si quieres, te vuelve a subir. Pero era muy caro y pasé de hacerlo.

Así que, sobre las 12 del mediodía, cogí de vuelta el bus tras comer en Montmorency Manor, regresé al albergue a por mi maleta y me fui a la estación de trenes, Gare du Palais, que está a unos 10 minutos del albergue (¡y cuesta abajo, lo que es un plus!).

IMG_2435

Aunque hasta las 3 de la tarde no se puso en marcha el tren, nos dejaron ir subiendo al tren 20 minutos antes.

Llegamos a Montreal sobre las 18.15, y , aunque me costó un poco ubicarme (ya que era de noche, por muchas luces que hubiera en le calle), conseguir saber dónde estaba la Rue de University, la cuál tuve que recorrerla toda hasta las universidad y girar ala derecha en Sherbooke, para luego ir hasta el 185 Sherbrooke, donde se encontraba el albergue donde me iba a alojar. Llegué sobre las 19.05, muy cansada, pero aún me quedaba subir hasta el segundo piso (sin ascensor) por una escaleras estrechas, cargando con (¡Atención!): maleta de ruedas pequeña, mochila que pesaba un huevo a la espalda, bolsa con comida que traje de Quebec, sábanas y toallas.

Pero, hey, lo conseguí.

Aunque lo peor fue la litera, que me tocó la de arriba (yo siempre me pido la de abajo) y era MUY complicado subirse, ya que no había escalera como tal para subir. Pero bueno, sólo iba a pasar dos noches allí. Podría aguantarlo.

Cené una sopa, plátanos y unos dulces de postre.

Categorías: Au Pair USA, Canadá, Viajes | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

VIAJE A CANADÁ (NAVIDADES 2014-2015)

Hola de nuevo!!!

Como bien reza el título de este post, en Navidades de 2014-2015 (sí, hace 7 meses…), decidí irme a Canadá de viaje, ya que tenía claro que no me quería quedar aquí en Nueva York, desperdiciando 10 maravillosos días, quería hacer algo más especial. Así que en Octubre, cuando mi familia me dijo qué días exactamente iba a tener libre en Navidades, empecé a planear mi viaje.

Al tener solamente del 26 de Diciembre (técnicamente del 25, pero no quería irme en Navidad justo, porque principalmente era mucho más caro) al 4 de Enero, es decir, 10 días de vacaciones, quise organizármelo de tal manera que viera bastantes cosas, porque era una oportunidad única ya que no sabía cuándo iba a poder volver a Canadá.

Nota: para los que no lo sepáis, el visado que tengo sólo me permite entrar y salir a mi antojo de EE UU durante el primer año. Si me quedo otro año, y tengo planeado salir y entrar del país, necesitaría hacerme un nuevo visado y para ello tendría que volver a España y hacérmelo de nuevo allí. **Editado: En realidad, puedo viajar a Canadá en mi segundo año, ya que la visa que tendré me lo permite, aunque una vez acabe mi programa NO puedo pasar allí mi travel month.

En un principio quería visitar las cuatro ciudades más importantes de la costa este de Canadá, a saber: Quebec, Ottawa (la capital de Canadá), Montreal y Toronto, además de las Niágara, a pesar de que Garazi me aconsejó no ir en Diciembre por el frío que haría. Pero al final, decidí omitir la visita a Ottawa, ya que me iba a coincidir con la Nochevieja (haciendo cálculos de días) y leí que era mejor celebrar la Nochevieja en Toronto que en Ottawa, así que tuve que tomar esa decisión.

Una vez decidido qué ciudades visitar, sólo tenía que saber los días que iba a dedicar a cada ciudad y comprar los billetes de avión (que me salieron súper asequibles, menos de 130$ cada uno, lo que es genial porque estamos hablando de Navidad…).

Así, el plan era el siguiente: el día 26 de Diciembre volaría de Nueva York a Quebec, con escala en Montreal. Pasaría hasta el 29 de Diciembre en Quebec, y luego pillaría un tren para ir hasta Montreal, donde estaría hasta el 31 de Diciembre, cuando cogería un tren para ir a Toronto y celebrar allí la Nochevieja. El día 1 reservé un tour para ir a las Cataratas del Niágara y el día 2 lo reservé para conocer Toronto, ya que, por lo que había leído, no hacía falta dedicarle mucho tiempo a la ciudad. El día 3 el vuelo de vuelta a Nueva York era a las 7 de la mañana, ya que como cuando compré los billetes no sabía si iba a nevar o qué, y en caso de que cancelaran vuelos o lo retrasaran, aún tendría tiempo de pillar un tren u otro vuelo para llegar a tiempo, ya que el lunes tenía que trabajar (el día 5).

Como podéis comprobar, el viaje fue largo y me dio para ver mucho, por lo que esta entrada sería interminable si escribiese todo aquí, ya que son 14 páginas a doble cara de mi cuaderno de viajes… Así que he decidido dividir este viaje en 3 entradas diferentes (pinchad en el link de cada uno para leer las entradas):

Viaje a Canadá I: Quebec.

Viaje a Canadá II: Montreal.

Viaje a Canadá III: Toronto y Cataratas del Niágara.

 

Como resumen de mi viaje a Canadá: fue increíble, y lo volvería a repetir. Sí, hizo mucho frío, ¡pero era Navidad, chavales! Me encantó todo, aunque hubiera omitido Toronto en favor de Ottawa, pero bueno, ya es tarde. Lo más bonito: Québec. Lo más feo: Toronto.

Nota del viaje: 9/10

Categorías: Au Pair USA, Canadá, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , , , , | 1 comentario

Blog de WordPress.com.

Un español en Toronto

Blog de un español viviendo en Toronto, Canadá

Mama Quiero Ser Au-pair

"El mejor medio para hacer buenos a los niños es hacerlos felices."

My american adventure

Mi pequeño rincón donde contar todo lo que viva durante mi gran aventura como au pair :D

Dos Sin Fronteras

Diario de viajes por el mundo, pensamientos y recuerdos

Carlitoselcanariodublin

Vivir y Trabajar en Irlanda

Aupair en Irlanda

La vida de una aupair por tierras irlandesas